Scones y Victoria Sponge Cake.

Scones & Vsc

Mi primer post…

Por donde empezar a escribir un blog, dios mio que lío, llevo días pensando y repensando por donde empezar, dándole mil vueltas a cual será la receta perfecta para presentarme y que comencemos a conocernos. Al final he llegado a la conclusión que cualquier receta elaborada con cariño sería perfecta porque no se trata de pasar un examen sino de comenzar a compartir con vosotros mis aventuras en la cocina, que no siempre acaban en final feliz.

Pues eso que después del agotamiento mental de la última semana hoy me he dicho a mi misma, Verónica de hoy no pasa, y aquí estoy comenzando mi aventura bloguera o blogueril o como sea correcto decirlo.

Para tan sonado acontecimiento he escogido dos recetas, unos Scones y una Victoria Sponge Cake, que han tenido gran éxito entre dos de mis más insignes críticos gastronómicos, mis padres. Dos recetas tradicionales de la repostería inglesa y que no pueden faltar en cualquier afternoon tea que se precie.

Los scones son unos pequeños panecillos que pueden ser dulces o salados y  los ingleses devoran a todas horas, pero sobre todo a la hora del “tea”.  Admiten todo tipo de rellenos pero lo suyo es ponerles una confitura y la imposible clotted cream, y digo imposible, porque esta exquisita nata es casi imposible de encontrar fuera de sus fronteras. Yo opte por rellenarlos con una confitura de arándanos y creme fraiche.

scones

Scones sin clotted cream, pero igualmente deliciosos

-Receta para 12 scones:

200gr de harina

60gr de azúcar

1 y 1/2 cucharaditas de levadura tipo royal

1/2 cucharadita de sal

50gr de mantequilla a temperatura ambiente

100ml de leche

1 cucharadita de esencia de vainilla

1 huevo (para pintarlos)

-Relleno:

confitura de arandanos

100gr de creme fraiche

2 cucharadas de azúcar glass

Empezamos tamizando la harina con la levadura en un bol, añadimos el azúcar y la sal. hacemos un hueco en el centro de los ingredientes secos e incorporamos los dados de mantequilla y comenzamos trabajando la mezcla con los dedos hasta que tenga un aspecto arenoso. Mezclamos la esencia de vainilla con la leche y vamos echándola poco a poco al resto de los ingredientes, podéis ir mezclando con las manos, pero es una masa bastante pringosa, así que os recomiendo que lo hagáis con un tenedor. No es necesario trabajarla mucho, ni obtener una masa completamente lisa, simplemente hasta que todos los ingredientes estén bien incorporados. hacemos una bola, la envolvemos en film y la metemos 20 minutos en el congelador.

Lo siguiente sera cubrir nuestra bandeja con papel de hornear y precalentar el horno a 210ºC, cuando vayamos a hornear los scones lo bajaremos a 180ºC y los hornearemos entre 15 y 20 minutos, hasta que estén doraditos por la parte de arriba.

Pasados los 20 minutos sacamos nuestra masa y enharinamos la superficie donde los vamos a cortar, para esto yo utilice un cortapastas de 6cm de diámetro, pero podéis usar el cortapastas que tengáis. Con un rodillo vamos estirando la masa hasta conseguir un grosor de unos 2 cm y con el cortapastas cortamos nuestros scones y los ponemos sobre la bandeja de hornear, los recortes los amasáis un poquito y con el rodillo los volvéis a estirar para aprovechar toda la masa. Sólo nos queda pintarlos con el huevo batido y al horno.

scones

Scones listos para hornear

Una vez horneados los sacáis a una rejilla, pero no los dejéis enfriar del todo, se sirven templados.Para el relleno podéis optar por mil opciones distintas, nata montada, mantequilla, queso, fruta… yo les puse una confitura de arándanos y como base, batí 100gr de creme fraiche con dos cucharadas de azúcar glass hasta que cogió un poco de consistencia.

My scones

My little Scones

Acabados los scones vamos a por el plato fuerte… Una Victoria Sponge Cake, rebosante de frutas del bosque, arándanos, moras, frambuesas y grosellas, acompañadas de nata montada y Como una imagen vale más que mil palabras, aquí la tenéis en todo su esplendor.

Victoria sponge cake

Sencilla y Elegante

El sponge cake es un bizcocho básico de la repostería inglesa que admite múltiples rellenos y coberturas. La receta de hoy es una Victoria sponge cake y  debe su nombre a la reina Victoria que solía rellenar su sponge cake con nata y confituras de frutas del bosque.

Antes de seguir, deciros que he hecho esta tarta siguiendo la receta de Nigella Lawson, que aparece en su libro “How to be a domestic goddes”, es un libro fantástico que nos explica cientos de recetas elaboradas, la mayoría de ellas, de una forma bastante sencilla.

-Receta de Victoria Sponge Cake:

225gr de mantequilla a temperatura ambiente

*225gr de caster sugar

1 cucharadita de extracto de vainilla

4 huevos L

*200gr de harina con levadura

25gr de harina de maíz (tipo Maicena)

1 cucharadita de levadura (tipo Royal)

4 cucharadas de leche

-Para el relleno:

4 cucharadas de confitura de frutas del bosque

100gr de frambuesas

100gr de arándanos

100gr de moras

100gr de grosellas para decorar

150ml de nata para montar

3 cucharadas de azúcar glass

2 cucharadas de caster sugar

-Aclaraciones:

* Caster sugar:

Este azúcar no es otra cosa que un azúcar entre el normal y el glass, no es fácil encontrarlo en nuestros supermercados. Yo lo que hago cuando lo pide una receta es moler azúcar en un molinillo de café, pero con cuidado para no pulverizarlo en exceso o tendremos azúcar glass en lugar de caster.

Si os adentráis en el maravilloso mundo de la repostería inglesa o americana os encontraréis con algunos ingredientes poco comunes para nosotros, podéis buscar en google que ya sabéis que es una fuente inagotable de conocimientos pero hoy os quiero recomendar una entrada sobre este asunto que hay en el blog de Bea Roque, El Rincón de Bea. No os lo perdáis, yo he pasado tardes enteras leyendo su blog y no tiene desperdicio. Aquí tenéis el enlace a la entrada que os comento, IMPRESCINDIBLES XII (Términos repostería ingles-español)

*Harina con levadura o bizcochona:

Yo en el momento de hacer esta receta no tenía, así que la sustituí por harina y añadí a la receta una cucharadita de sal y 2 cucharaditas más de levadura (tipo Royal).

Victoria Sponge Cake con sus frutitas... Moras, Arandanos, Frambuesas y Grosellas.

Victoria Sponge Cake con sus frutitas… Moras, Arandanos, Frambuesas y Grosellas.

Lo primero para empezar es escoger dos moldes para hacer los bizcochos, yo utilice dos moldes para layer cake de 18 cm de diámetro, en el libro de Nigella usa 2 moldes de 21 cm, le diferencia es que me quedaron mas gorditas las capas del cake, pero siempre se puede adaptar la receta a la medida de vuestros moldes. Pincelamos los moldes con aceite vegetal y cubrimos la base de cada molde con papel de cocina, esto nos facilitara mucho el desmoldado. Ya que no vamos a cubrir las capas con ninguna cobertura es esencial que en el desmoldado nuestros cakes no sufran ningún desperfecto.

Precalentamos nuestro horno a 180ºC y ya podemos empezar a elaborar nuestra fantástica Victoria sponge cake,

Disolvemos el extracto de vainilla en la leche y reservamos.Tamizamos juntas la harina, la harina de maíz y la levadura y reservamos. Ponemos en un bol la mantequilla, muy importante que este a temperatura ambiente, y el azúcar y comenzamos a batir con la batidora de varillas o en kitchen aid con la pala. Hemos de conseguir una mezcla esponjosa y clarita, esto nos llevará unos 5 minutos batiendo a velocidad media.

Mantequilla y Azúcar

Mantequilla y Azúcar, vamos a por los huevos…

Añadimos los huevos uno a uno y no añadiremos el siguiente hasta que el anterior este incorporado, si se corta la masa al ir añadiendo los huevos podemos echar una cucharadita de harina y batir, así volverá a su ser.Vamos a empezar a añadir la harina que teníamos ya tamizada junto con la levadura y la harina de maíz, echamos en la mezcla la mitad de la harina y batimos a velocidad baja sólo hasta que se integre con el resto de los ingredientes, después echaremos la mezcla de leche y extracto de vainilla y batimos para a continuación añadir el resto de harina que nos queda y batir, siempre a velocidad baja, hasta conseguir una masa homogénea. Cuidado con sobre-batir las masas una vez que añadimos la harina ya que el resultado será un bizcocho pesado y nada esponjoso.

Echaremos la masa en los moldes, la mitad en cada uno, podéis pesarlo una vez repartido para aseguraros que en cada molde tenéis la mitad, así sabemos que se harán en el mismo tiempo. Horneamos unos 25 minutos a 180ºC ó hasta que estén doraditos y al pincharlos en el centro con un palillo salga limpio.

Una vez horneados los colocamos sobre una rejilla en los moldes unos 10 minutos y después los desmoldamos y los dejamos enfriar por completo boca abajo sobre la rejilla. Los bizcochos quedan más asentados si los dejamos reposar de un día para otro, los podemos envolver en film y guardar en la nevera para montar la tarta al día siguiente. Si la queréis hacer el mismo día dejar que los bizcochos enfríen por completo antes de montarla.

Vamos que ya nos queda poco para poder hincarle el diente a la Victoria sponge cake,

para montar nuestra tarta ponemos la primera capa de bizcocho boca abajo, tal cual la teníamos enfriando en nuestra rejilla, en el plato o cake stand donde la vamos a presentar. Cubrimos toda la superficie del bizcocho con las cuatro cucharadas de confitura de frutos rojos y sobre ella vamos colocando las moras, las frambuesas y los arándanos. Espolvoreamos sobre las frutas una cucharada de azúcar glass.

El resultado es espectacular por la esponjosidad del bizcocho, el frescor que le proporcionan las frutas y la suavidad que le aporta la nata.

Victoria Sponge Cake con su toque de algodón

Victoria Sponge Cake con su toque de algodón

Por último os muestro el toque de Algodón para esta  receta, dos mantelitos con forma de tea shop que son perfectos para tomar el té y un enorme pedazo de nuestra Victoria Sponge Cake.

Visctoria Sponge Cake

Espero que la disfrutes

Por hoy no me queda más que despedirme y agradeceros a todos los que lleguéis hasta aquí la lectura de este post.

MUCHIIIIIIIIIIIIIISIMAS GRACIAS, prometo que el próximo será más breve.

Veronikes.