MAS GALLETAS DECORADAS!!!

Ya sé que entramos de lleno en la época navideña pero, tenía pendiente esta entrada y antes de meternos en los adornos navideños, las galletas de jengibre, los arbolitos y demás creaciones navideñas que nos mantendrán ocupados durante más de un mes quería enseñaros a glasear galletas sin necesidad de delinearlas.

Sun Bonet Sue Cookies

Así que hoy vamos a trabajar duro pero también lo vamos a pasar en grande haciendo lo que más nos gusta… Galletas decoradas!!!

Todas las galletas que he decorado para escribir este post las he glaseado sin delinearlas y es que una vez que le coges el truco la glasa va como la seda, ahorraremos mucho tiempo ya que no tenemos que hacer glasa de dos consistencias.

No nos engañemos, hace falta practicar y practicar para obtener unos buenos resultados.

Yo se que vosotros este problema no lo tenéis porque sois muy, pero que muy aplicados.

Todavía no me sigues en Facebook…?

boton facebook correcto

También puedes seguirme en Pinterest…

Boton Pinterest

Lo primero que vamos a hacer es preparar la glasa, tenéis la receta en esta entrada del blogSi vosotros utilizáis otra receta para hacer glasa la podéis usar tranquilamente, lo único que cambiaremos es la consistencia.

Ponemos dos o tres cucharadas de la glasa que acabamos de preparar en un cuenco y comenzamos añadiendo agua… Como añadimos agua…? MUY POCO A POCO!!!

Mucho cuidado con añadir agua como si fuéramos a regar una planta… Poco a poco, muy poco a poco… Yo cojo las cucharitas medidoras y voy añadiendo 1/4 de cucharadita de cada vez… Añado 1/4 y revuelvo con una espátula o una cuchara hasta que el agua se integra por completo con la glasa, añado otro 1/4 y revuelvo… Daros una cantidad exacta de agua es imposible porque va a depender de muchos factores, entre ellos el tipo de azúcar que usáis y la consistencia de la glasa madre de la que partís.

Que no cunda el pánico, si lo hacemos poco a poco conseguiremos una glasa perfecta con la consistencia adecuada y nos olvidaremos de delinear las galletas.

debemos llegar a una glasa de consistencia 20 y ahora mismo voy a explicar que es esto aunque se que los que sois galleteros y galleteras ya lo sabéis.

————————————————————————————————————-

Disfruta de la Galería… Pincha en una imagen

————————————————————————————————————-

————————————————————————————————————-

Para saber que punto de glasa tenemos cogeremos un cuchillo, haremos un corte sobre la superficie de la glasa y comenzaremos a contar segundo a segundo hasta 20… cuando lleguemos a 20 sobre la superficie de la glasa no debe quedar ni rastro del corte que habíamos hecho, toda la glasa ha vuelto a su lugar en 20 segundos… Y que quede claro que he dicho en 20 segundos, no vale que la glasa esté completamente homogénea a los 14 segundos porque entonces no tenemos una glasa de 20, tenemos una glasa de 14… Tampoco vale que pasados los 20 segundos la glasa presente todavía la marca del cuchillo esto significa que debemos añadirle más agua.

Comenzamos añadiendo agua y vamos haciendo pruebas con nuestro cuchillo cada poco para no pasarnos agregando demasiada agua.

“Ya está… Me he pasado añadiendo agua, ahora que hago… Tiro la glasa a la basura, le añado mas azúcar glas, me la como a cucharadas…?”

No te recomiendo que hagas ninguna de las tres cosas, tirarla a la basura no que todavía tiene arreglo… Comerla a cucharadas menos si no quieres que te ingresen con un subidón de azúcar y bajo ningún concepto le añadiremos más azúcar glas, nunca, nunca, nunca, porque lo que hacéis es cambiar completamente la proporción del azúcar con respecto a la clara de huevo y es muy probable que la superficie de la glasa, una vez seca, presente unos brillos acristalados por culpa del exceso de azúcar que afearan bastante el glaseado.

Lo que podemos hacer es mucho más sencillo que todo lo anterior y por supuesto más sano que comerla a cucharadas, jejeje… Simplemente añadimos un poco más de glasa madre y si vemos que vuelve a tener más consitencia de 20 un poquito más de agua.

Resumiendo, hacemos la glasa como siempre, cogemos una parte de glasa madre, añadimos agua muy poco a poco y vamos haciendo pruebas con el cuchillo hasta llegar a la consistencia de 20… Es muy fácil, verdad…?

Cuando tengamos la consistencia que queremos podemos teñir la glasa, puede ser que una vez teñida os de la sensación que la glasa está más gorda… Dependiendo del colorante que usemos y de la cantidad de glasa que estemos preparando su consistencia puede cambiar un poquito. Así que, antes de meter la glasa en la manga pastelera… haremos otra prueba con nuestro cuchillito para ver que sigue siendo de 20.

Una vez que ya la tenemos la ponemos en una manga pastelera con una boquilla redonda lisa del número 2 y ya podemos comenzar a glasear nuestras galletas.

Os he preparado un paso a paso con las fotos para que veáis como lo hago yo pero, si para vosotros es más fácil hacerlo de otra forma, adelante… Todos los caminos llevan a Roma.

————————————————————————————————————-

Paso a Paso… Glasear Galletas sin Delineado, pincha en una Imagen

————————————————————————————————————-

————————————————————————————————————-

En las fotos podéis ver que he escogido una galleta redonda y es que normalmente son las que más nos cuestan. Antes de glasear vuestras galletas os recomiendo que hagáis unas pruebas para familiarizaros con la glasa. Vamos a trabajar con manga tanto el delineado como el inundado de la galleta, esta glasa ejerce poca resistencia, así que, no hace falta que apretemos mucho para que la glasa comience a fluir.

Trabajar con esta glasa no tiene misterio alguno y tiene una cosa muy buena, no es necesario echar el cordón de glasa perfecto porque luego la podemos mover a nuestro antojo y llevarla a su sitio. Comenzamos poniendo la manga pegada a la galleta con una inclinación de unos 45 grados, presionamos y levantamos la manga un poquito para que el cordón de glasa salga lo más recto posible, manteniendo la presión de la manga vamos delineando el exterior y seguidamente inundaremos el interior, una vez que tenemos toda la superficie cubierta cogemos el punzón (yo lo llamo el pinchito mágico) y con movimientos circulares vamos moviendo la glasa hacia el borde y trabajándola para conseguir un glaseado lo más bonito posible. Una vez que ya hemos trabajado el borde cogemos la galleta y la movemos rápidamente de izquierda a derecha o de derecha a izquierda para igualar la glasa por toda la superficie.

Os aconsejo que no echéis el cordón de glasa muy pegado al borde de la galleta, vale más dejar una pequeña distancia para poder mover la glasa con tranquilidad y evitar que se nos desborde. Debéis tener en cuenta que esta glasa lleva menos agua que la que solemos usar para inundar galletas y eso hace que se seque primero, hay que trabajar sin prisa pero sin pausa, sobre todo si pensáis decorar la galleta con alguna técnica wet on wet.

La verdad… No sé si se ha entendido algo o por el contrario ahora estáis peor que al principio, es muy complicado explicarlo con palabras… Sólo os puedo decir que para cualquier duda aquí me tenéis, estaré encantada de ayudaros tanto si me escribís en el blog como si me escribís en el Facebook… Me pongo a vuestra entera disposición.

Os aviso que desde hoy hasta el 6 de enero entraré en modo navidad, prepararos para una ingestión masiva de cursilerías navideñas… Me encanta la navidad, estáis avisados!!!

 

Sun Bonet Sue Cookies

 

Ahora que habéis llegado hasta aquí os diré que he editado esta entrada porque una al igual que vosotras va mejorando en lo que a decorar galletas se refiere, en otras cosas voy para atrás como los cangrejos, jejeje… Las fotos de las Muñequitas que habéis visto durante esta entrada no son las que en su día la ilustraron. Las he cambiado porque me apetecía tener en el blog mis Sun Bonet Sue Cookies junto a su compañera de Algodón, que por supuesto están decoradas con glasa de 20 segundos y sin delineado.

Por hoy me despido y os mando un beso grande, grande, grandeeeeeeeeeeeeeeeeeeee!!!

Veronikes