El DESHIDRATADOR… PODÉIS VIVIR SIN EL…?

Holaaaa!!! Como estáis…? Espero que muy bien, yo muy atareada estos días con los cursos de navidad… Pero en breve tendré un par de meses de descanso que me servirán para hablaros de un montón de cosas que hace tiempo tengo pendientes, prepararos porque los próximos meses de Enero y Febrero vendrán cargados de entradas Galleteras!!!

Galletas de NavidadHoy vengo a hablaros de un tema que me preguntáis mucho, El Deshidratador ( Mi mejor amigo Galletero por detrás siempre del famoso “Pinchito Mágico”, jejejeje )

Todavía no me sigues en Facebook…?

Facebook

Os tengo que decir que después de un año utilizándolo, tras leer el post de Julia De Postreadicción, ya me siento capacitada para hablaros de sus pros y sus contras.

Que quede claro que me declaro fan incondicional del aparatejo en cuestión y que todas mis galletas pasan su ratito de rigor en él. No puedo vivir sin mis deshidratodores y es que en mi casa campan a sus anchas no uno, ni dos, ni tres… Sino cinco Deshidratadores…

Que no cunda el pánico que no os hacen falta cinco, con uno es más que suficiente!!!

Comencemos por el principio… Tras leer el post en el que Julia nos hablaba de los Deshidratadores me lancé a la busca y captura de uno de ellos y me compré el más barato, el Clatronic que imagino muchas de vosotras tendréis.

Ese deshidratador tiene un problema, no tiene selector de temperatura y cuando lleva un rato funcionando calienta demasiado. Al carecer de un termostato que lo mantenga a una temperatura estable, es como una cosa tonta, calienta y calienta poniendo en peligro nuestro glaseado… Por tanto, si pensáis en comprar un deshidratador, os recomiendo que os hagáis desde el principio con uno que tenga selector de temperatura para poder mantener una temperatura constante y conseguir un glaseado perfecto en nuestras galletas.

Y ahora es cuando me preguntáis que deshidratador uso yo… Pués utilizo uno de la marca Lacor que tiene selector de temperatura y un espacio considerable entre bandejas, aspecto en el que también peca el Clatronic. Lo podéis encontrar en tiendas de repostería creativa y en nuestro adorado Amazón, donde lo compré al módico precio de 40€ más o menos.

Una de las cosas que más os llama la atención de mis galletas es el glaseado y uno de los “secretos” para conseguirlo es el uso del deshidratador y claro está que también necesitamos una buena receta de glasa y un poquito de práctica.

Vamos a ver las ventajas de secar nuestras galletas en el Deshidratador:

* Brillo, brillo, brillo y más brillo… La glasa, si la dejamos secar al aire tardará en secar completamente unas 24 horas. La humedad del ambiente le afectará y por tanto la glasa quedará mate y no cogerá ese tonito satinado tan bonito que nos encanta… Para conseguir que la glasa brille debemos hacer que se seque cuanto antes, bendito deshidratador de mis amores… Nunca, antes de usarlo, había conseguido ese maravilloso acabado satinado que tienen desde hace una año todas mis galletas. OOOOOHHHH San Deshidratador!!! Te Adoramos!!!

Atención, para que las galletas queden brillantes es necesario meterlas en el deshidratador en cuanto las glaseamos, nada de glasear 20 galletas y luego meterlas en el deshidratador… No, No, No.

*Hundimientos… Bye, Bye tensión superfcial… Si, la tensión superficial es la causante de los famosos hundimientos cuando glaseamos zonas muy estrechas o muy pequeñas como pueden ser unos zapatitos en una muñeca… Que horror cuando glaseamos nuestros zapatitos con un volumen maravilloso y a la media hora vemos que se han hundido por el centro… Os ha pasado…?

Aquí es donde entra de nuevo al ataque el deshidratador, nada más glasear una superficie y sobre todo si es pequeña debemos meter la galleta en el deshidratador así la glasa se secará rápidamente y de forma homogénea evitando los hundimientos.

*Media hora… Si, en media hora tendremos nuestras galletas secas… Toma yaaaaa!!! ¿ Cuando habíamos soñado con dar un glaseado base, poner detalles finales, embolsar y guardar nuestras galletas ya decoradas en el mismo día…? Esto era impensable.

—————————————————————————————————————————————————–

Disfruta de la Galería… Pincha en una Imagen

—————————————————————————————————————————————————–

 

—————————————————————————————————————————————————–

—————————————————————————————————————————————————–

Todos tenemos luces y sombras… Por desgracia “El Santo” también tiene su lado oscuro… Es importante tomar determinadas precauciones a la hora de trabajar con él.

Debéis saber que el deshidratador seca por aire caliente, no es precisamente una tecnología de la nasa ni mucho menos. El calor que le vamos a aportar a nuestra galleta al meterla en el deshidratador puede hacer que nos aparezca la tan temida transferencia de la mantequilla en la glasa. Para los que no sabéis que es esto, afortunados de vosotros, os diré que son unas manchas de grasa que aparecen en la glasa, comienzan por los lados y pueden llegar a inundar la galleta entera, esto ocurre cuando hace mucho calor y si la galleta está recién horneada tenemos muchas más posibilidades de que la mantequilla nos arruine el glaseado. Ya os he dicho una forma de evitarlo, horneando las galletas 48 horas antes de decorarlas y ahora os voy a decir otras dos, que hoy me siento generosa, jejeje. Si usamos el deshidratador debemos poner como mucho una temperatura de 40ºC y no debemos dejarla en el deshidratador más de 30/35 minutos… Cuidado con estas dos premisas, grabarlas a fuego en vuestra memoria!!!

La transfe de la mantequilla es la principal desventaja del deshidratador pero hay pequeñas cosillas que nos pueden pasar y os aseguro que cuando llevamos tiempo usándolo pasan… Como que nos raje la glasa, esta es una de las cosas que más me preguntáis. Si el deshidratador os raja la glasa es por un exceso de calor. Nos ha quedado algo de aire al glasear la galleta y con el calor este airecillo quiere salir… Por Donde..??? Por nuestro glaseado… Ruina total, una pedazo de raja de arriba a abajo de nuestra galleta. Como lo evitamos…? Poniendo el deshidratador a 40ºC como máximo e intentando glasear nuestras galletas bien, llevando un orden y no dejando huecos.

Otra cosa que debemos tener en cuenta es que nuestras galletas cuando salen del deshidratador están blandas porque les hemos dado calor durante media hora así que cuidado con coger las galletas por las zonas más frágiles, es decir… No cogemos una muñeca por la cabeza cuando la acabamos de sacar del deshidratador, a no ser que estemos decorando a Maria Antonieta tras su paso por la guillotina. Tened en cuenta que la galleta está más frágil porque está caliente, lo mejor es dejar la bandeja del deshidratador fuera durante cinco minutos para que enfríe y la podamos manipular tranquilamente.

Galletas de Navidad

Resumiendo… Adoramos al deshidratdor porque hace que nuestras galletas brillen, nos ayuda a conservar los volúmenes y nos acorta los tiempos de secado… Perooo, siempre, siempre tomaremos determinadas precuaciones para evitar disgustos galleteros.

– No pondré el deshidratador a más de 40ºC

– No dejaré mis galletas más de 30/35 minutos en el deshidratador

– Dejaré al menos 48 horas entre el horneado de las galletas y la decoración

Para las que no tenéis deshidratador hay una solución… Nuestro horno, siempre que tenga ventilador. Podéis secar vuestras galletas decoradas en el horno con ventilador poniéndolo a la temperatura más baja que suele ser 50ºC y para evitar que caliente demasiado lo que debéis hacer es dejar la puerta del horno un poquito abierta así perderá calor y no llegará a los 50ºC. El horno es una buena solución aunque tengáis deshidratador cuando queráis secar unas galletas grandes. Las casitas que estáis viendo en este post son para decorar mi casa esta navidad y las he secado en el horno porque no me cabían bien en las bandejas del deshidratador.

Espero que este post que os he escrito os ayude… Hablaremos más largo y tendido de este tema en los próximos post donde os explicaré como trabajo exactamente con él, pero no lo dudéis… Poner un deshidratador en vuestras vidas!!!

Y ahora me voy que todavía me quedan cosas por preparar para los cursos del fin de semana en Logroño… Y además, me voy a tomar unaasssss sidras, si, si, si, si… Que hoy 11 de Diciembre estoy de Aniversario y mañana 12 de Diciembre es mi cumpleñaos.

Muchas gracias por acompañarme hasta aquí… Nos veremos en breve.

Veronikes